La Burbuja de los Emprendedores

Posted by Carlos de Vargas | marzo 26, 2014 0

Cada día es más habitual la imagen de los emprendedores que vemos, llegando incluso a la creación de series de televisión basadas en estos perfiles como en Confidencias de Sillicon Valley. Todo ello nos lleva a pensar en la creación de una nueva burbuja sobre el emprendimiento o los emprendedores.

Por esta razón desde Formación Ahora analizamos en este caso la burbuja de los emprendedores que se está creando en la sociedad en la que vivimos ya que es un tema muy presente actualmente como pudiste leer en anteriores post sobre Emprende con Valencia Global.

La burbuja de los emprendedores

La imagen que se puede observar sobre el mundo de los emprendedores ha sufrido un lifting durante esta última época y ello ha conseguido que se creen algunas campañas de marketing para lavar la imagen de los mismos.

La unión de la parte contratada y la parte contratante en la misma personas tiene como es lógico una serie de beneficios muy presentes en el mundo empresarial. Hemos pasado de crear empresas a crear un concepto nuevo de empresa llamado startups. Las startups son aquellas empresas que quieren comenzar una idea de negocio apoyadas por la tecnología que innovan en el mercado y buscan hacer el proceso de adaptación al mercado más sencillo. Se vinculan normalmente con el desarrollo de la tecnología o desarrollo web y a menudo están financiadas por empresas de capital riesgo.

El funcionamiento habitual que llevan los emprendedores de hoy en día se basa en iniciar sus proyectos reuniendo aproximadamente unos 20.000€ que consiguen a través de amigos y familia pero que una vez han conseguido despegar, necesitan mantener el vuelo obteniendo mayor financiación recurriendo a inversores y plataformas lanzaderas. Este proceso lleva al emprendedor a depender en exceso de personas ajenas a la empresa que con una simple inversión acaban siendo prácticamente los dueños de la empresa.

La empresas inversoras cada vez se apoyan más en los emprendedores para innovar en el mercado y obtener negocios que marquen tendencias en el sector en el que se desenvuelvan. El funcionamiento que tienen estas es realizar una pequeña inversión en las startups y si se produce un crecimiento con el tiempo realizan una inyección de capital mucho mayor.

En España siempre hemos predicado sobre la importancia de la calidad frente a la cantidad pero si nos basamos en la realidad, nos damos cuenta que no es así para nada. Ello podemos comprobarlo a través de los datos que en estos últimos años hemos obtenido sobre la creación de pequeñas empresas de las cuales muchas de ellas fracasan a causa de sus escasos conocimientos del sector en el que se desenvuelven. Ello se debe a que las empresas (más de 50 aceleradoras y 70 incubadoras sólo en España) no conocen los sectores en los que invierten.

De esta forma se va potenciando esa peligrosa visión individualista a través de la cual no caben uniones entre pequeños empresarios que aúnen fuerzas para la consecución de unos objetivos comunes e iniciativas de proyectos conjuntos. No es algo nuevo ya que ha podido ocurrir en otros sectores con anterioridad llevando a una fragmentación y debilitamiento del tejido empresarial trayendo efectos negativos en los sectores afectados.

De esta forma se ha creado una burbuja de los emprendedores que tarde o temprano traerá problemas a la economía de nuestro país como ya pudimos ver con la anterior burbuja inmobiliaria y que tantos dolores de cabeza ha traído a nuestra economía.

Leave a Reply