Robótica: pedagogía activa en el aula

Posted by admin | julio 20, 2017 0
pedagogia activa

 

Cuando hablamos de pedagogía activa nos referimos a que el alumno tiene un rol activo dentro de su propia enseñanza y aprendizaje. Pero no sólo el alumno cambia su rol tradicional, el docente también tiene un lugar y unas características diferentes al profesor de los modelos de enseñanza tradicionales. El docente posee un perfil totalmente novedoso en esta pedagogía activa

En los modelos de enseñanza activa, el docente de poseer dos cualidades indispensables:

  • Ser mediador. Para ser un buen mediador debe saber localizar las capacidades de cada uno de sus alumnos y tener el convencimiento de que sabrá adaptar la materia teórica a cada perfil diferente de estudiante. Un ejemplo sería una charla en la que el profesor escucha las dificultades del alumno con una determinada materia y es capaz de convertir las dificultades en oportunidades.
  • Ser orientador. También debe poder guiar al alumno en el camino que más se adapte a sus cualidades y así poder desarrollar unas capacidades reales que le sirvan para formarse en las competencias que más concuerdan con él. Un ejemplo en este sentido sería el caso de un alumno de 14 años que comienza la enseñanza secundaria y debe elegir sus primeras optativas, debe ir cribando y escogiendo lo que mejor se adapte a él. El profesor debe estar presente en este proceso de elección e intuir que asignaturas y materias se adaptarán mejor a este alumno.

LEGO Education ROBOTIX guía sobre la educación del futuro

¿Por qué escoger la pedagogía activa en las aulas?

  • Porque aporta al alumno una capacidad de autorresolución y autoaprendizaje que con las pedagogías tradicionales no obtiene.
  • Porque desarrolla el pensamiento crítico. Con una pedagogía activa, el propio alumno se da cuenta de sus errores, sus limitaciones y por tanto no puede darse la frase más repetida por alumnos que no superan con éxito ciertas asignaturas: “es que el profesor me tiene manía”.
  • Porque desarrolla el pensamiento creativo. Dejando en manos de los estudiantes la comprensión del sentido global de cada asignatura y fomentando la creatividad de saber asociar conceptos, entender el porque de cada uno de los procesos que se siguen para asentar el aprendizaje de conocimientos.

Robótica, el ejemplo perfecto de pedagogía activa

La robótica se adapta a la perfección con la pedagogía activa por los siguientes motivos:

  • Porque se trata de un aprendizaje autodidacta en el que los alumnos observan con sus ojos y construyen con sus manos.
  • Porque es una educación no memorística ni directiva, y porque fomenta la autodisciplina, la motivación propia y la autocrítica.
  • Porque en la pedagogía activa no hay maestros sino más bien acompañantes. La robótica puede plantear las bases para que el propio alumno sea el que se marque las pautas, haga las pruebas y se plantee sus propios retos en el aprendizaje.
  • Porque en la pedagogía convencional o pasiva el adulto parece conocer lo que el niño necesita en su aprendizaje y en la pedagogía activa se favorece que el joven busque las motivaciones que le guíen en la búsqueda de respuestas y resultados. La robótica es una gran motivación para aprender creando y construyendo mundos propios.
  • Porque la pedagogía activa no fomenta el uso de libros de texto sino la búsqueda de los propios medios como la robótica para aprender.
  • Porque la pedagogía activa es de todo menos aburrida. El aburrimiento y la falta de interés son las principales causas del fracaso escolar entre los más jóvenes, LEGO Education ROBOTIX propone una enseñanza basada en la implicación del alumnos por sus proyectos. La función del profesor es la de supervisar y guiar en cómo hacer, pero el qué hacer surge del propio estudiante.
  • Porque las empresas que están en auge son en su mayoría del sector tecnológico, y los puestos de trabajo más demandados se relacionados con la informática y los códigos de programación.

 

 

 

Leave a Reply