Técnicas de estudio: descubre los mejores métodos

Posted by admin | septiembre 30, 2017 0

 

Al estudiar, siempre se busca la manera de poder repasar el contenido, entenderlo y que además sirva como un nuevo conocimiento para nuestra vida profesional.

Como dice el dicho ‘‘cada cabeza es un mundo’’, significa que cada persona tiene sus maneras de retener información; a unos les resulta sumamente sencillo mientras que a otras personas no tanto, pero para eso existen diversas técnicas de estudio.

¿Te parece difícil o aburrido estudiar? Para que ello no termine resultando de esta manera, conoce las principales técnicas de estudio, las cuales harán que tu participación en cursos, talleres y universidad, se transforme realmente en una experiencia plena y enriquecedora de nuevos aprendizajes.

qUÉ MÉTODOS DEBES USAR

Existen muchísimos métodos de estudio que te facilitan esta tarea y la clave del éxito de cualquier labor, ocupación o actividad en las que nos desempeñemos es la organización, ya que distribuyendo bien los tiempos podremos obtener mejores resultados.

Muchas personas prefieren estudiar de memoria, aunque en la actualidad esta técnica resulta algo obsoleta y pasada de moda; por otro lado, los resultados solo sirven para lograr el objetivo y la información no es retenida mucho tiempo en nuestros cerebros.

Por suerte, hay infinidades de formas de estudiar de una manera más dinámica y no solo eso; hay formas que hasta ayudarán a optimizar el rendimiento y la cantidad de contenido que retengas, dependerá de la calidad de la técnica de estudio que uses.

Las técnicas de estudio más efectivas

  • Subrayar: en primer lugar, para poder acceder a esta técnica debes realizar la comprensión lectora, realizar una lectura profunda y detallada para de esta manera ir detectando la parte más importante del texto y posteriormente proceder a subrayarlas. Lo recomendable es usar colores llamativos: muchas personas usan colores fluorescentes, pero el más recomendable es el amarillo porque es un color que abre la mente.
  • Realiza tus propios apuntes: se trata de resumir lo más relevante de los contenidos, es decir, hacerlo con tus propias palabras. De esta manera, el contenido se va quedando en el cerebro, ya que lo lees para escribirlo y al escribirlo, pasa dos veces por nuestra mente. Esta técnica es una de las más usadas al igual que subrayar; la clave está en reducir el contenido a lo mínimo posible, sin dejar de lado ninguno de los datos importantes. Puedes hacerlo de muchas formas, bien sea de forma tradicional a papel y a lápiz o con el uso de herramientas online, como sucede en la actualidad.
  • Mapas Mentales: otra de las clásicas técnicas de estudio es realizar mapas mentales, ya que sin duda es una de las mejores opciones para resumir y organizar las ideas. La creación de un buen mapa mental puede ahorrar horas de estudio: está comprobado que a través de ellos, el contenido permanece mucho más tiempo en el cerebro, ya que la información ingresa de forma más sintetizada.
  • Fichas de Estudio: esta técnica de estudio tiene una función más específica, ya que el uso de fichas funciona de una manera muy eficiente a la hora de estudiar fechas, vocabulario o aspectos relacionados con números como Historia, Geografía Biología o Química, sin dejar de lado los idiomas. Con una ficha de estudio convertirás tu manera de estudiar en una actividad más dinámica y que resulta más sencillo memorizar.
  • Ejercicios/Casos prácticos: cuando el contenido se torna muy difícil y pesado (como lo es el caso de los contenidos teóricos), transformarlos en casos más pragmáticos ayuda a visualizar de una forma más sencilla la teoría. Esto aplica para materias tales como Matemáticas, Física, Derecho y por lo general, aquellas que impliquen problemas o números. Por ello, es recomendable transformar la teoría en un caso práctico, para así comprender mejor su aplicación y lo que en verdad quieren decir ese conjunto de palabras.
  • Test: por lo general, estos se realizan en grupo y son una excelente herramienta para saber qué tanto estamos preparados para un examen o prueba previa. A través de los test, puedes descubrir las áreas en las que te encuentras preparado preparados y de la misma manera, saber las áreas en las que tienes debilidades. Observando las respuestas de nuestros compañeros, podemos recordar cosas que habíamos olvidado, refrescando así los conocimientos adquiridos. Sin duda, uno de los más recomendados para horas previas al examen.

 

Técnicas de estudio poco convencionales

  • Dibujos: existen muchas maneras a la hora de estudiar y a muchas personas les resulta más sencillo con una herramienta innovadora y creativa como lo es el caso de los dibujos, ya que cuentan con una memoria netamente visual, por lo que les resulta más eficiente retener conceptos si lo afilian con una imagen relacionada. Sin duda que es una gran idea, ya que no solo es efectiva, sino que también es muy dinámica y entretenida.
  • Brainstorming: por otro lado, se encuentran las tormentas de ideas.  Esta es otra de las técnicas de estudio que se puede realizar en grupo, ya que es una reunión de personas en que se efectúa lluvia de ideas de un determinado tema. Es fundamental para la realización de trabajos de grupo, para así tener diferentes puntos de vista y luego llegar a un consenso. También es ideal para la hora de un examen, ya que aclara muchas dudas entre los participantes y podría llegar a ahondarse en el tema. Existen muchas herramientas que funcionan para la organización de un Brainstorming, ya que si no se hace de una manera sistemática, podría incurrirse en desvíos de tema. Es por ello que es de mucha utilidad usar elementos como mapas mentales y listas. En la actualidad se suma como herramienta el internet, el cual rompe con todas las barreras geográficas, ya que podrías organizar una tormenta de ideas online en tiempo real.
  • Reglas Mnemotécnicas: Éstas son ideales para aprender de memoria y de una manera sencilla. Es básicamente por asociación: relacionar conceptos conocidos con los nuevos. Esta herramienta es una de las más personalizadas, ya que su efectividad depende mucho la persona que lo use.
  • Organización: Es una de las herramientas que muchas personas pasan por alto. Plantearse un calendario de estudio tomando como punto de partida lo que se quiera lograr, es uno de los primeros pasos, de la misma manera que el tiempo prudencial en el que se quiera lograr el objetivo. Existen varias opciones para hacerlo como lo es manual u online.

 

hora de empezar a estudiar

Estas técnicas de estudio -en su mayoría- no son nuevas, sino que por el contrario: son sumamente conocidas en el mundo de los estudiantes. Lo que sí resultará innovador es que las pongas en práctica, ya que en la actualidad existe demasiada tecnología que, en ocasiones, desvía demasiado de los objetivos.

Como anteriormente ya habíamos mencionado, ‘‘cada cabeza es un mundo’’, es decir, cada persona tiene una forma diferente de retener la información; es por ello que nunca está demás pasearse por múltiples opciones para que encuentres la que más te favorece.

Es importante que no estudies solo para aprobar, sino para realmente aprender. Así que esfuérzate por comprender y no por memorizar, ya que si solo memorizas, el contenido no durará mucho en tu subconsciente; mientras que sí realmente aprendes con estas técnicas de estudio, podrás tener mucho conocimiento acerca de diversos temas que te serán de gran utilidad.

Leave a Reply